Blog

Burnout o Síndrome de estar quemado

La pandemia con la que nos esta tocando convivir actualmente ha puesto de manifiesto numerosas debilidades del sistema social. Con todos los avances tecnológicos que hay hoy en día y que, es verdad, nos hacen la vida más fácil y más conectada, hemos descuidado lo básico, la persona, el ser humano.

El covid ha puesto de manifiesto muchas fugas en el sistema, el sistema sanitario no era tan bueno como presumíamos, no esta dotado de todos los recursos, las condiciones laborales son precarias, no hay médicos suficientes porque prefieren irse a otros países donde las prestaciones son mas dignas. 

Y otro tanto con el sistema educativo. Faltan profesores, las clases están sobre dimensionadas, faltan recursos técnicos, etc.

Esto ya estaba antes. Ahora es mas visible. 

Como también lo es el estrés laboral de los trabajadores. Siempre ha existido, pero ahora se ha hecho evidente. El covid no es el culpable directo, más bien es la gota que colma el vaso.

Descuidamos las condiciones laborales, descuidamos nuestra salud mental, nos estresamos y surge el estrés laboral.  

El estrés laboral según la OMS (Organización Mundial de la Salud) «es la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación».

Son varios los riesgos que pueden contribuir al estrés laboral:

  • Riesgos físicos: condiciones del entorno, esfuerzo físico, ruido, clima adverso, etc.
  • Riesgos psicológicos:
    • Asociados a la organización: salarios bajos, jornadas excesivas, falta de comunicación, falta de apoyo en la resolución de problemas, etc. 
    • Asociados al rol desempeñado: ambigüedad (indefinición de las tareas), conflicto (responsabilidades contradictorias), sobrecarga (demandas excesivas)
    • Riesgos que afectan al desarrollo de la carrera profesional: ERES, ERTES, etc.
    • Riegos asociados a la participación en la toma de decisiones
    • Riesgos por la conciliación familiar
    • Riesgos por la sobrecarga

A partir de los años 80, se ha empezado a prestar atención a las consecuencias psicológicas del estrés laboral. Inicialmente se estudió en profesiones asistenciales, como profesores o médicos, pero posteriormente se amplió a todo tipo de profesionales.  Uno de los trabajos más conocidos es el de Maslach y cols con su definición del burnout o síndrome de estar quemado: “respuesta mental persistente y negativa que se desencadena debido al estrés laboral crónico”. Se caracteriza por tres síntomas: 

  • Agotamiento emocional: es el síntoma central del burnout. El trabajador siente que ya no puede más. Es la variable mas relacionada con la salud. Con el covid, y sobretodo en el personal sanitario, se ha disparado, acarreando problemas tanto de salud física como emocional. Los síntomas que identifican el agotamiento destacan:
    • Falta de fuerza y ánimo para ir a trabajar 
    • Sensación de que la mente no funciona como antes 
    • Dificultad para enfrentarse a los problemas
    • Actualmente además, los profesionales asistenciales se enfrentan al miedo por el contagio y los riesgos asumidos lo cual supone una sobrecarga emocional extra.
  • Cinismo (en los estudios iniciales definido como despersonalización): actitudes y conductas pesimistas y negativas que se desarrollan como mecanismo de defensa ante el cansancio emocional. El cinismo nos lleva a:
    • culpar a los demás de nuestros problemas, 
    • no sentirnos apoyados,  
    • distanciarnos de los compañeros, 
    • no soportar a los pacientes, a los alumnos, etc.
  • Sentimientos de baja eficacia (en los estudios iniciales definido como baja realización): el trabajador se evalúa de forma negativa y baja su sensación de autoeficacia y competencia. Presentan:
    • miedo al error y a tomar decisiones equivocadas
    • sensación de incompetencia
    • sensación de estar desbordado y de no ser capaz

El programa de actuación para paliar esta situación de burnout tendría que realizarse a tres niveles:

  • Intervención primaria: dirigida a reducir o eliminar las fuentes de estrés. Adaptar el entorno físico y psicológico del trabajo al trabajador desde una perspectiva proactiva que trata de eliminar la aparición de estresores. Se debería formar e informar adecuadamente, prevención de riesgos y promoción de la salud.
  • Intervención secundaria: dirigida a reducir las consecuencias del estrés sobre la salud. Fomentar el desarrollo de competencias y habilidades afrontamiento a la situación estresante, detectar de forma temprana el agotamiento mental de los trabajadores y soporte y atención psicológica.
  • Intervención terciaria: tratamiento especifico del estrés en empleados afectados. Intervención para reducir las consecuencias negativas del estrés mediante servicios de asesoramiento personal y apoyo para la reinserción laboral.

El síndrome del burnout es uno de los principales problemas de salud mental y fuente de diversas patologías físicas fundamentalmente, porque no se le presta la suficiente atención. Si actuáramos a nivel de intervención primaria evitaríamos muchos de los riesgos que desembocan en estrés laboral y posteriormente en problemas de ansiedad y depresión y diversos problemas psicosomáticos como dolores de cabeza, hipertensión, fatiga, problemas digestivos, etc.

2 Comentarios

  1. Pepa

    Interesantísimo artículo, y que bien sintetizado! Me surge una duda, crees que la situación de teletrabajo que tienen actualmente muchos trabajadores puede impactar en el Burnout?

    Responder
    • Elvira Pérez Vázquez

      El teletrabajo es una variable más. Si la organización no te facilita las herramientas apropiadas para teletrabajar, no promueve la relación social entre los empleados, no delega de forma apropiada, etc… pues afectará al estrés laboral como un factor de riesgo adicional. Pero, si previamente no se habían dado factores de riesgo, el teletrabajo por si solo no debería generar Burnout.
      Otra cosa es que como seres sociales que somos la falta de contacto físico nos afecte pero no en el contexto de Burnout. Podríamos hablar de distimia, angustia, fobia, etc..

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *