Blog

Lecciones de vida: relaciones

Somos seres sociales. Desde el momento en el que nacemos, ya nos relacionamos con nuestro entorno. Las relaciones marcan nuestras experiencias, nuestros aprendizajes y nuestro crecimiento. Algunas de nuestras relaciones nos vienen dadas, nuestros padres, hermanos, nuestra familia, pero otras muchas las elegimos nosotros. 

Todas las relaciones, desde la mas distante y puntual, hasta la más cercana, suponen oportunidades de aprendizaje, incluso aunque nuestra relación haya finalizado en fracaso, nos puede aportar algún tipo de lección.

La lección de las relaciones supone aceptar a los demás con sus defectos y virtudes. No debemos engañamos pensando que las personas con las que nos relacionamos van a cambiar y van a eliminar lo que no nos gusta de ellas. La verdadera felicidad está en aceptarlas con sus defectos y virtudes.

También hay que aceptar el hecho de que hay relaciones temporales, que se cruzaron en nuestro camino en un momento determinado, pero que igual que llegaron se fueron. No hay que aferrarse a las personas, no podemos obligar a nadie a quedarse con nosotros, hay que aprender a soltar. Si se van, es que tal vez tenían que irse.

En la época de confinamiento, el que más y el que menos ha echado de menos las relaciones sociales y el contacto físico, hasta el punto de que surgieron numerosas aplicaciones como salvadoras de nuestro aislamiento y de nuestra necesidad de relación. 

Así mismo, la soledad de los enfermos aislados en el hospital, que echaban de menos el contacto con sus seres queridos. Las relaciones son importantes también en nuestra curación cuando estamos enfermos. 

Ahora bien, a pesar de la indudable importancia de las relaciones, para que éstas funcionen y nos aporten, debemos estar en sintonía con nosotros mismos. Los demás, no nos van a dar aquello de lo que carecemos, si nos sentimos desdichados, también nos sentiremos así con una pareja o con los compañeros de trabajo. La integridad y el respeto ha de nacer en uno mismo y no como una exigencia hacia los demás. 

Cada uno de nosotros es especial simplemente por ser.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *